domingo, 13 de septiembre de 2009

LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FISICA

¿Qué se entiende por actividad física?

Se entiende por actividad física al conjunto de movimientos corporales que realiza una persona, poniendo en actividad su masa muscular y que produce un gasto de energía.

¿Qué se entiende por ejercicio físico?

Ejercicio físico es el conjunto de movimientos corporales planificados, sistemáticos y que se realizan en períodos de tiempo definidos con el objetivo de mejorar o mantener una buena condición física o de mejorar o mantener la salud.

Tiene efectos sobre la salud la práctica de actividad física?
Las personas que practican actividad física y ejercicios son más saludables que las sedentarias, sufren menos enfermedades degenerativas, del corazón, diabetes, resistencia a insulina e hipertensión arterial. También tienen una mejor salud ósea, mejor estado inmunológico y tienen una mayor sensación de bienestar general.

¿Cuánta actividad física se debe realizar para mantenerse saludable?
Las personas deben practicar al menos treinta minutos diariamente. Se pueden dar caminatas o buscar algunos incentivos para pasear como salir con las mascotas. También para hacer estas prácticas más entretenidas, se sugiere invitar a un amigo o familiar e incorporar alternativamente otras actividades como andar en bicicleta, natación o tenis. Los efectos beneficiosos se hacen evidentes con la constancia, por eso, es importante mantener estas rutinas en el tiempo. En el caso de los niños, se recomienda los juegos al aire libre acompañados de otros pequeños, que permitan mantener la motivación por desarrollar actividades recreativas.

¿Cuál es el efecto de la actividad física sobre el colesterol?

Las personas físicamente activas tienen niveles de colesterol HDL (colesterol bueno) un 20 a 30% más alto que las personas sedentarias. Este mayor nivel de colesterol HDL se asocia con una disminución importante del riesgo cardiovascular. Este beneficio que otorga la práctica regular de actividad física, se observa en forma independiente de la edad, del peso y del consumo de alcohol y cigarrillos.

¿Cuál es el efecto de la actividad física sobre el peso?

El sedentarismo es una causa importante en el aumento de peso y en la acumulación de grasa corporal. Es bueno recordar, que cualquier actividad física contribuye a aumentar el gasto de energía, especialmente, si esta actividad física es del tipo aeróbico (con mayor consumo de oxígeno). El aumento en la intensidad del ejercicio debe ser siempre progresivo y en lo posible controlado, de manera de reducir las molestias físicas y las posibles complicaciones de salud que pueden producirse en personas sedentarias o con exceso de peso y que incrementan bruscamente su actividad. Si una persona con sobrepeso u obesidad incorpora una dieta saludable y actividad física limitará la cantidad de grasa que se deposita en su cuerpo o bien perderá grasa corporal. El resultado de practicar actividad física o ejercicios de cualquier forma será siempre positivo.

¿Tiene efecto la actividad física en la hipertensión arterial?

La actividad física y el ejercicio tiene un efecto beneficioso como elemento preventivo de la hipertensión arterial y también en el tratamiento de la hipertensión, observándose un descenso de la presión arterial de 4 a 8 mm Hg en las personas hasta 6 a 8 horas después de practicado el ejercicio. Se recomienda actividades livianas como caminatas a paso moderado por al menos 30 minutos diarios o dos caminatas de 15 minutos. No se recomienda la práctica de ejercicios más intensos como levantamiento de pesas. Una baja de peso, una dieta baja en sal (sodio) y una actividad física moderada son componentes importantes para el control de la hipertensión arterial. Las personas con estos problemas deben ser siempre controladas por un médico, quien dependiendo de cada caso y de la severidad determinará el uso de medicamentos.

¿Tiene efecto la actividad física sobre los huesos?

La carga mecánica sobre los huesos estimula la formación de hueso nuevo, disminuyendo su pérdida. La actividad física regular en los niños y adolescentes ayuda a aumentar la cantidad de hueso (masa ósea), elemento protector para la pérdida de hueso que se observa en la edad adulta. Los ejercicios recomendables para los huesos son las caminatas, bicicleta, gimnasia en el agua y ejercicios de resistencia o fuerza como empujar o tirar con fuerza objetos o huinchas elásticas, los que deben ser indicados en forma individual y dependiendo del grado de osteoporosis. Recuerde que las mujeres en etapas de la menopausia deben practicar ejercicios en forma constante, especialmente caminatas rápidas, que contribuirán a frenar la pérdida de hueso que se observa en esta etapa de la vida por la disminución de estrógenos circulantes.

¿Tiene efecto la actividad física sobre la diabetes tipo 2 o “no insulino dependiente”?

La capacidad del cuerpo para regular la cantidad de glucosa circulante en la sangre depende del nivel de la hormona insulina, que es producida por el páncreas. Después de realizar ejercicios los tejidos del cuerpo, especialmente los músculos y la grasa, son más sensibles o responden mejor a la hormona insulina, disminuyendo de esta forma su nivel y el de la glucosa sanguínea. Además, la práctica constante de actividad física aumenta la cantidad de músculos del cuerpo y disminuye la cantidad de grasa corporal, mejorando el equilibrio de la glucosa sanguínea. Camine, trote, ande en bicicleta, practique natación, cuide su peso y disminuya el consumo de azúcar y grasas, logrará controlar su diabetes o al menos obtendrá un mejor rendimiento de los medicamentos que consume.

¿Qué líquidos beber mientras se practican deportes o algún tipo de actividad física?

Una adecuada hidratación promueve una buena salud y una ejecución óptima de la práctica de la actividad física.
Se recomienda que las personas consuman siempre una dieta nutricionalmente balanceada, rica en frutas y verduras, y beban alrededor de 1 a 2 vasos de agua una a dos horas antes del ejercicio para mejorar la hidratación.
Durante el ejercicio se debe empezar a beber líquidos precozmente, a intervalos regulares y en una cantidad suficiente, que permita reemplazar el agua perdida a través del sudor o bien consumir la máxima cantidad que pueda ser tolerada.
La ingesta de líquidos debe ser más fría que la de la temperatura ambiente, entre 15 y 22°C. Los líquidos deben ser ofrecidos en envases que permitan una adecuada ingesta de volumen con facilidad y con un mínimo de interrupción del ejercicio.
La adición de carbohidratos (especialmente azúcares) y/o electrolitos (sales minerales) a un líquido de reemplazo (bebidas para deportistas) se recomienda en ejercicios de más de una hora de duración. Durante los ejercicios de menos de una hora de duración hay poca evidencia de que la ejecución física o fisiológica sea diferente si se consume líquidos con carbohidratos y electrolitos o agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada